Yoga. Hatha Yoga

El Hatha Yoga es el tipo de yoga más difundido en el mundo y es uno de los que integran el Yoga dinámico, debido a que se desarrolla en series de posturas, lo que confiere mucho movimiento a la práctica. Este estilo de yoga permite desarrollar gran firmeza y elasticidad muscular.

Fue creado en el siglo XV o XVI por el yogui y escritor religioso hinduista indio Suatmarama.

Además del reconocido sistema filosófico y científico que respalda al yoga, el Hatha Yoga se caracteriza por la práctica de posturas, (también llamadas asanas, por su nombre en Sánscrito) y respiración consiente.

Bajo su paragua se encuentran diferentes estilos y denominaciones, como vinyasa, anusara, ashtanga, iyengar, sivananda , kundalini , entre otros. La diferencia entre unos y otros consisten, en general, a diversos métodos específicos o secuencias de posturas pero todos se refieren al yoga físico, en el sentido de que se centran en el cuerpo, la respiración y el bienestar físico.

Mataji Indra Devi fue una de las principales promotoras del Hatha Yoga en Argentina y en todo occidente. Ella sostiene que el yoga no es una religión sino una filosofía de vida que consta de cuatro componentes esenciales: la respiración completa, las posturas o asanas, la relajación física y mental y la meditación.

Entre los beneficios más reconocidos del Hatha Yoga se encuentran la reducción del estrés y de la ansiedad, la toma de consciencia del propio cuerpo, la mejora de la circulación de la sangre, la flexibilidad y movilidad del cuerpo y la concentración mental. Armoniza el cuerpo en su totalidad, permitiendo afrontar las situaciones cotidianas de manera positiva y serena.

A diferencia de otras disciplinas o deportes, el yoga es terapéutico, busca la salud física, mental y emocional. Las diferentes posturas buscan que el cuerpo, la mente y el espíritu estén en armonía; es trabajar el ser desde diferentes lugares. Aun así, si bien pareciera que el yoga es una secuencia de ejercicios físicos, la respiración es lo más importante: “para mí es más importante la respiración que la postura. Si estás respirando bien, toda esa energía va a la parte del cuerpo que vos quieras trabajar, y esa energía va a dar al cuerpo la posibilidad de flexibilizarse, de ablandarse, de soltarse. Yoga y respiración van de la mano, si no, hacé gimnasia”, remarca María del Carmen Cepeda, instructora de la Fundación Indra Devi.

“El hatha yoga es el yoga de los contrarios y del equilibrio. Por este motivo, trae fortaleza pero también ligereza en el cuerpo y en los pensamientos; combina la expansión con el recogimiento; nos llena de energía al mismo tiempo que nos apacigua; equilibra nuestros aspectos femeninos con los masculinos; el ejercicio con la quietud; la acción con la intuición ; los cuerpos físicos con los sutiles; nuestro hemisferio derecho del cerebro con el izquierdo; el lado derecho del cuerpo con su contrario; restablece la conexión entre la mente y el cuerpo; equilibra los excesos y deficiencias en cada chakra”, cuenta Beatriz Davila, experta en yoga.


Imagen de portada: http://www.kpfit.club/hatha-yoga/