Juro siempre volver a levantarme: Nam-myoho-renge-kyo

Explica la Soka Gakkai Internacional (SGI) que “la esencia del budismo yace en la convicción de que, a cada instante, en nuestro interior existe la capacidad para superar cualquier problema o dificultad que podamos encontrar en la vida; la habilidad de transformar cualquier sufrimiento. Nuestras vidas poseen este poder porque son inseparables de la ley fundamental que subyace en el funcionamiento de toda la vida y del universo.

De este modo, Nam-myoho-renge-kyo se convierte en un juramento, la expresión de la determinación de abrazar y manifestar nuestra naturaleza. Es el compromiso con nosotros mismos de no ceder jamás ante las dificultades y remontarnos victoriosos sobre nuestros sufrimientos. Al mismo tiempo, es el juramento de ayudar a los demás a revelar esta ley en sus propias vidas y alcanzar la felicidad.

Renge, cuyo significado es “flor de loto”, es una metáfora que ofrece una mayor comprensión de las cualidades de esta Ley Mística. La flor de loto es pura y fragante, inmaculada a pesar del agua fangosa en la que crece. Del mismo modo, la belleza y la dignidad de nuestra humanidad se revelan en medio de los sufrimientos de la realidad diaria.

Además, a diferencia de otras plantas, del loto brotan flores y frutos a un mismo tiempo. En la mayoría de las plantas, el fruto se desarrolla después de haber florecido la flor y haber ésta perdido sus pétalos. Sin embargo, el fruto de la planta del loto se desarrolla simultáneamente a la flor y, cuando la flor se abre, el fruto se encuentra dentro. Esto ilustra el principio de la simultaneidad de causa y efecto; no tenemos que esperar a convertirnos en alguien perfecto en un futuro, podemos manifestar el poder de la Ley Mística desde el interior de nuestra vida en cualquier momento.

Recitar Nam-myoho-renge-kyo es un acto de fe en la Ley Mística y en la magnitud de las posibilidades inherentes de la vida.
Creer en la Ley Mística y recitar Nam-myoho-renge-kyo es tener fe en el propio potencial ilimitado. No es una frase mística que conlleva un poder sobrenatural, tampoco es una entidad que nos trasciende y de la que dependemos. Es el principio que afirma que, aquellos que viven vidas comunes y hacen esfuerzos continuados, triunfarán sin falta.”

 

Video: Tina Turner – Nam Myoho Renge Kyo (2H Buddhist Mantra)
Texto inspirado en Soka Gakkai Internacional (SGI)