Luis Daniel Vítolo / su familia

Se casó dos veces, se divorció dos veces y nunca tuvo hijos. Nos cuenta que “nunca quise tener hijos, solamente una vez quise tener hijos, con mi segunda esposa, pero ella tenía dos hijos y en su segundo parto ella se fue del otro lado. Bueno atendiendo eso…”

De su familia de origen cuenta que “era una familia católica, algunas veces con un poquito más de miedo a Dios que otras veces, por lo cual tuve que hacer el catecismo y todo eso.”

Monica Baum: Durante la entrevista volvió al tema de su familia de origen cuando le preguntamos qué monstruos tuvo que enfrentar en su propia vida

LDV: …y los que sigo afrontando! …risas. Yo tuve conflictos en casi todas las áreas de mi vida. En el tema de la autoestima, en temas sexuales, en temas de abundancia, el tema laboral, en todo tuve conflicto. Por eso te digo, y todavía tengo cosa para resolver, pero, gracias a Dios, miro para atrás y veo que muchas cosas están mejoradísimas. El tema pareja fue para mí siempre algo muy conflictivo.

MB: ¿Y vos entendes donde está el nudo aunque todavía no lo pudiste resolver? ¿Esto puede pasar que uno diga “yo veo dónde está el problema pero todavía no logro encontrarle la vuelta”?

LDV: Mira, está y no está. Porque vos ves que las situaciones van cambiando, por suerte no es siempre idéntico. Por ejemplo el tema pareja, hasta determinada época de mi vida era repetir siempre la misma historia, cambiando la cara, pero muy parecida la historia y a veces hasta el nombre se repetía. Y ahora veo que va variando, se va como amortiguando. Entonces quiere decir que te estás moviendo.

Hay un peso de los dos, de mi mamá y de mi papá, porque yo, encima, si me remonto al conocimiento genealógico, soy doble de mi mamá y heredero universal de mi papá, y doble de mi papá por nombre también, y mis viejos tenían unos “mambos” –pobres- terribles, en todo sentido, en el aspecto abundancia, en el aspecto pareja, en el aspecto sexual y en el tema de cómo se desvalorizaron toda la vida, entonces cargué absolutamente con todo. Cosa que mis hermanas cargaron con alguna cosita nada más.

MB: ¿Por qué a veces esa impresión de que hay uno que carga con todo?

LDV: Pero no te olvides que vos elegís la familia y el momento para venir a este mundo, porque tenés que trabajar algo. Por eso te estoy diciendo que, los que nos dedicamos a estas cosas, somos los que más tenemos que trabajar. Entonces, como uno elige venir a tal familia, y si yo tengo que trabajar 34 cosas voy a ir en ese momento a esta familia. Mi hermana, a lo mejor, tenía que trabajar 12 cosas y la otra 5, entonces eligieron otro momento.

MB: ¿Tus hermanas comparten esta visión tuya de trabajo?

LDV: Nunca, porque yo siempre fui el raro de la familia. Mi Hermana mayor todavía cree que le estoy hablando de “Mi Marciano favorito”, y la otra creo que hizo algo de Reiki, empezó a hacer algo del tema del Doble, pero hasta ahí.

Tengo dos hermanas mayores. Tengo una hermana nueve años mayor y después otra que es un año y medio nada más mayor. Ahí te das cuenta quién es el hijo no deseado, no buscado, no nada! …risas.

LDV La familia