Mindfulness

Extraído de la entrevista a Martín Reynoso, Responsable Meditación Mindfulness de la Fundación Ineco.

El Mindfulness es un entrenamiento basado en un programa creado por el médico y biólogo norteamericano Jon Kabat-Zinn en la década del 80. Consta de un protocolo de ocho sesiones con temáticas y ejercicios específicos que apuntan a desarrollar la atención plena.

Pero Mindfulness también es un concepto que hace referencia a la conexión de la mente con el momento presente, con la actitud de conexión profunda con lo que está ocurriendo sin importar la cualidad agradable o desagradable de lo que eso genera en uno.

“Es la capacidad que todos los seres humanos tenemos de estar más conectados y más conscientes a cada momento de tal forma que eso nos permite no generar reacciones y juicios constantes frente a lo que estamos experimentando, tanto con el mundo interno (pensamientos, emociones, sensaciones físicas) o externas”, dice Reynoso.

En tal sentido, explica que se puede hablar de dos mindfulness, uno que se refiere al entrenamiento, a practicar ciertas técnicas de meditación formal y que requiere la dedicación de un tiempo en un espacio determinado.

Y el otro es la meditación informal, es llevar esa atención plena a situaciones cotidianas, tener una consciencia ampliada sobre lo que está ocurriendo, aunque uno se enfoque en algo. Es comenzar con la experiencia sensitiva hasta llegar al razonamiento. Pero en general vivimos en el proceso inverso, explica Reynoso, pensando primero y luego, con suerte, sintiendo. El mindfulness trabaja mucho los sentidos y la conexión con el cuerpo.

Un aspecto muy rico que remarca Reynoso del entrenamiento de las ocho semanas es el trabajo en grupo: “es un proceso muy enriquecedor, por eso se recomienda hacer el curso en grupo, no individualmente.”

También advierte: “el mindfulness parece algo simple, una indicación postural y no mucho más pero después está todo lo que pasa a nivel de la mente, las etapas que se atraviesan con la práctica, cómo trabajar con las dificultades, cómo no tener objetivos”.

El mindfulness habla de tener una intención, la intención de conectar con lo que está pasando. Pero, generalmente, las personas cuando meditan tienen la intención de relajarse, de sentirse bien, de poner la mente en blanco, de ser seres más espirituales, más luminosos, un montón de cosas. Es este pensamiento utilitario de estar buscando cosas, de expectativas y de autoexigencia. El mindfulness no es eso, y la meditación bien enseñada no es eso. Es tomar conciencia de lo que pasa momento a momento y eso tiene una cualidad de mucha profundidad, bienestar y dicha. No va por el lado de la euforia ni del éxtasis, que es lo que algunos buscan”.

 

Foto de Bekir Dönmez